El yoga y la meditación me ayudaron a buscarme la vida en Qatar

Por: Barbara (Inglaterra)

Ésta es la expresión que utiliza mi madre cada vez que llega algo bueno a mi vida. Sin embargo, mirando atrás y viendo cómo mi vida se ha ido desenvolviendo, y las experiencias que he tenido, tengo que estar en desacuerdo con mi madre. No diría que he nacido con estrella, sino que yo soy la estrella, que ha brillado fuerte iluminando el camino que he elegido sabiendo quién soy, queriéndome a mí misma por ser quien soy, y enfocándome en lo que quiero.

Repasando todos los momentos disruptivos de mi vida, me considero una persona muy afortunada. He tenido momentos disruptivos; no obstante, no creo que hayan sido graves. Pienso que han sido obstáculos que he afrontado con mentalidad de superarlos, y de no atascarme en el cómo ni él por qué, siempre mirando hacia delante.

Nunca he sido deportista, pero descubrí el yoga y la meditación hace casi 20 años y me encantan. Hay 3 cosas que aprendí al practicarlos que me han ayudado en los momentos difíciles:

  1. Nuestra mentalidad nos limita antes de que lo haga nuestro cuerpo. Nuestro propio miedo nos limita.
  2. La importancia de encontrar nuestro propio camino, de ser nosotros mismos y de hacer las cosas que nos hacen felices.
  3. Mirar las cosas desde fuera para tener otra perspectiva.

He vivido en 3 países diferentes con mis hijos y mi marido. Sin embargo, vivir en Oriente Medio, Qatar, ha sido lo más disruptivo para mí desde todos los puntos de vista. En teoría, mi marido iba a empezar a trabajar en este país como gerente de un grupo de hospitalidad, pero cuando llegamos no había nada: no había empleo, ni casa, ni salario … no había nada. Nos encontramos en la tesitura de tener que empezar de cero en un país y una sociedad muy complicados. Había dejado una vida económicamente cómoda, para estar en un lugar hostil y muy caro, donde teníamos que buscarnos la vida solos.

Además, teníamos la presión de tener unos costes fijos altísimos para el colegio y la vivienda. Nos mudamos de casa 6 veces en un año. No teníamos papeles, por lo que echaron a los niños del colegio. Me encontré pagando a un conductor, con quien me había empotrado, para evitar llamar a la policía. Me tomé un té con refugiados sirios. Y hasta conseguí que el departamento de imigracion me arreglara los papeles presentado mi contrato laboral, aunque en teoría era inviable ya que yo soy mujer y mi marido tenía que ser el cabeza de la familia.

Mi marido y yo estábamos totalmente enfocados en encontrar una salida y lo conseguimos: acabamos montando un negocio de catering, sirviendo cientos de comidas diarias, gestionando eventos para más de mil personas, trabajando hasta 20 horas diarias, dando servicio 7 dias a la semana, y demostrandonos que éramos mucho más fuertes de lo que nunca hubiéramos imaginado. ¡Superar obstáculos nos hace más fuertes! Cuando alguien me pregunta sobre nuestra experiencia en Qatar, siempre digo que fue mi mejor experiencia, ya que considero todo lo que me aportó, a mí como persona y a mi familia entera.

O sea que, si me preguntas si nací con estrella, te aseguro que nosotros nos hicimos estrellas y que ¡brillamos por nuestra propia cuenta!

Comentarios:

Un comentario en “El yoga y la meditación me ayudaron a buscarme la vida en Qatar


Jessica
1 febrero 2021

Muchas gracias por compartir tu experiencia Barbara tan enriquecedora! El yoga y la meditación te han aportado muchas cosas, es evidente. TÚ eres el héroe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.