Gracias a las migrañas llevo una vida más saludable

Por: Anna K. (Dinamarca)

Era enero de 1995 y me estaba preparando para un examen de un caso práctico que duraría 72 horas cuando, de pronto, empezó a dolerme mucho la cabeza y también los ojos – estaba convencida de que tendría gripe. Sobreviví al examen a base de analgésicos. Hasta los treinta años el dolor me venía una o dos veces al año; después empecé a tener dolores de cabeza por lo menos una vez al mes, y mi familia me recomendó ir a un neurólogo ya que varias mujeres de mi familia habían padecido migrañas. ¡Quedó claro que lo había heredado!

Lo bueno de las migrañas es que no es peligroso, pero lo malo es que AÚN no hay cura y puede inhabilitarte. Así que me puse a leer, buscar información y probar muchos tipos diferentes de tratamiento. Empecé con la medicina convencional – tengo una neuróloga fantástica con quien he participado en muchos ensayos médicos. Si no fuera por ella, hubiera tenido que dejar de trabajar debido a períodos que han durado más de 30 días seguidos sufriendo migrañas.

También he probado muchos otros tipos de tratamiento: acupuntura, inyecciones de procaína, diferentes tipos de sanación, yoga facial, fisioterapia, un psicólogo/coach, cambios de dieta, vitaminas y suplementos de herbolario, deporte (yoga, pilates …), y estoy segura de que se me olvida alguno. Todos me han ayudado y reducido el número de migrañas al mes, pero nunca he pasado más de treinta días sin tener una; para mí, ¡sólo tener dos al mes es todo una victoria!

Vivir con migrañas durante 25 años puede parecer desastroso, pero yo no lo veo así. He aprendido mucho – he encontrado una manera de vivir con el dolor y tener una vida plena y feliz con mi marido, mis hijos, mi familia y amigos, además de tener una gran carrera profesional. Además, es gracias a mis migrañas que he incorporado muchos hábitos saludables en mi día a día. Vivo de manera más saludable porque mis migrañas me han obligado a organizarme y crear una rutina diaria. Llevo una dieta muy sana, procuro dormir 8 horas al día, empiezo mi día haciendo una meditación, e intento hacer deporte de 5 a 7 días a la semana (footing, padel, bici, pilates). La adversidad nos hace más fuertes; aun así, ¡nunca dejaré mi búsqueda para vivir una vida sin migrañas!

Comentarios:

Un comentario en “Gracias a las migrañas llevo una vida más saludable


Jessica
17 enero 2021

Vas por buen camino !! Sigue así !! Muchas gracias por compartir tu experiencia con todos nosotros! TÚ eres el héroe!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.