La anorexia casi se lleva mi vida

Por: Gaëlle Charvin (España)

Tengo 26 años y padezco anorexia nerviosa. Actualmente estoy en proceso de recuperar la vida normal para una mujer de mi edad.

Ya desde la adolescencia tenía una fijación con mi cuerpo pero no fue hasta los 18 años que todo empezó a descontrolarse, tras un largo periodo en Inglaterra. Empezaron los dolores estomacales diarios y tras varias pruebas no encontraban nada que causara estos dolores.

El problema era que llevaba padeciendo físicamente mis emociones negativas, pero como no aceptaba que fuese ese el problema, fui empeorando física y mentalmente y sin darme cuenta la anorexia ya estaba muy avanzada.

Con 20 años la situación fue a peor. Llegué a cogerle miedo a los alimentos porque mis dolores persistían, así que las restricciones fueron en aumento..

El detonante fue a los 24 años tras un duelo personal que me llevó a tener un control obsesivo sobre mi cuerpo, ya que era lo único que podía controlar.

La alarma que me hizo ser consciente de que había un problema fueron las purgas repetitivas y descontroladas.

En cuanto apareció la pandemia, la situación se agravó al punto de tener que dejar el trabajo a la vez que la universidad había parado. Al tener que enfrentarme a mi mente caótica la situación empeoró hasta llegar al punto de tener depresión, dejé de comer, las purgas aumentaron, excesivo deporte…

Mi hermano dio la voz de alarma. Sin embargo fui empeorando y bajando cada vez más de peso, llegando a bajar 30 kilos en pocos meses. Llegué a pesar tan poco que aparecieron los daños colaterales de la enfermedad a la vez que mis ganas por seguir viviendo se desvanecían y me iba apagando.

Opté por buscar ayuda, así que junto a mi médico de cabecera, el proceso comenzó con diversas pruebas que me derivaron a un ingreso urgente por riesgo de vida. Llegué a perder todas las emociones, no sentía nada, mi corazón iba al 30%. La enfermedad había llegado a robarme mi cuerpo e incluso mi vida.

Durante el ingreso, las emociones propias de la enfermedad se manifestaban, y mi manera de intentar manejarlo era escribir.

En este proceso, el Covid llegó a mi, por lo que me aislaron, sola frente a la enfermedad.

Siempre me acordaré del día que fui lentamente hasta el baño y me dije mirándome al espejo «Vas a luchar, eres fuerte y vas a vencer esta enfermedad».

¿Mi motivación? Mi familia. Luchaba y lucho por ellos.

He iniciado este proyecto de lucha contra los trastornos alimentarios en mi Instagram @lainvisibilidadelavisiblelucha junto al lema  «Valientes guerrer@s acristalados», como reto y necesario para visibilizar esta enfermedad, para apoyar, para inspirar…

He conseguido el primer espacio (pionero en Galicia) para todas aquellas personas que padecen un tca que buscan apoyo, moderado por una psicóloga especializada en este ámbito y gratuito.

La depresión, ansiedad, el aislamiento social y la anorexia persisten a día de hoy, pero me apoyo en los que me quieren, tanto en mi terapeuta, mi familia y mis perros como forma de terapia.

Tengo mis días en los que estoy bajo tierra pero aún así lucho.

Es un proceso largo y lento de autoconocimiento y de redescubrir partes de mí misma que estaban escondidas, ya que estoy llena de proyectos, iniciativas y mucha creatividad.

Creo en la recuperación 100% porque si otras personas lo han conseguido, ¿por qué yo no podría hacerlo?

Comentarios:

2 comentarios en “La anorexia casi se lleva mi vida


Silvia
27 julio 2021

Mucho ánimo para tu recuperación, seguro que lo consigues…..gracias por contar tu historia.

@lainvisibilidadelavisiblelucha
27 julio 2021

Muchas gracias a ti,por leer esta historia y por esos ánimos. La fuerza sigue,y los brazos no los bajo ni si quiera en mis peores momentos. La lucha no descansa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.