Mi Cáncer de útero llevaba un regalo dentro

Por: Montse Hidalgo

Llevo días intentando escribir estas líneas y cada vez que me pongo me remueve todo mi interior. Han pasado algunos años desde que me dieron la noticia que cambió mi vida y a pesar de los años me sigue costando volver a recordar aquellos momentos. Al final después de muchos borradores y alguna que otra lágrima he decidido compartir estas palabras por si a alguien pueden servirle de ayuda.

Yo tengo una frase que digo mucho y es que la vida pasa para nosotros no contra nosotros. La vida nos trae aquello que necesitamos para ayudarnos a crecer y pasar al siguiente nivel. Soy una fiel creyente de esto pero cuando a una le diagnostican un cáncer cuesta creerlo.

Después de una separación muy dura y cuando mi hijo tenía menos de 2 años me diagnosticaron un cáncer de útero.  Al principio no entendí nada y el mundo se me vino encima. Después de mucho llorar, de muchos días y noches sin dormir, de operaciones y hospitales, un día sin saber cómo ni porqué decidí que todo lo que me estaba pasando tendría que ser por y para algo. Que tanto sufrimiento no podía ser en vano. Esto me llevó a cambiar mi actitud e introducirme en una búsqueda en la que aún sigo a día de hoy de entender por qué sufrimos, quienes somos realmente, qué es la felicidad y si realmente se puede ser feliz…

Gracias a aquello que a priori fue tan doloroso mi vida hoy es otra. Entendía que el dolor es obligatorio pero el sufrimiento opcional. Que puedes ser absolutamente feliz a pesar de las circunstancias. Que la felicidad es un estado mental y que por muy difíciles que sean las circunstancias, siempre tenemos  la opción de elegir.

Cambié mi vida por completo y en todos los sentidos (profesión, entorno, forma de pensar, hobbies…) y me convertí en una nueva persona. Hoy puedo decir que gracias a aquella circunstancia soy mucho mejor persona, estoy más feliz, conectada con los demás y sobre todo más viva que nunca.

He entendido que la vida es un regalo, que no sabemos cuánto tiempo tenemos pero que cada día es importante. Que no merece la pena pasar ni un segundo desconectada del amor.

Hoy me gusta decir que la vida nos trae a veces regalos envueltos en papel de caca, el envoltorio es feo y huele mal. Pero si sabemos ver el regalo que hay dentro y descubrimos a través de él quienes somos y para qué estamos aquí todo cobra sentido.

Hoy realmente puedo decir que soy feliz y que en gran medida nunca podría haber sido así sin pasar por aquella dura experiencia.

Comentarios:

2 comentarios en “Mi Cáncer de útero llevaba un regalo dentro


Jessica
17 marzo 2021

Muchas gracias por ser tan generosa con nosotros y compartir tu historia Montse! Que momentazo, cuando decides que lo que te pasaba tendría que ser por y para algo! Fue el comienzo de tu nueva vida. TÚ eres el héroe!

Beatriz Serrano
18 marzo 2021

Montse cuánto me alegro del regalo que te ha dado esta experiencia. La vida nunca debe pasar PARA y no CONTRA nosotros! Grandes consejos que has plasmado en estas palabras.
Un beso enorme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.