Mind Body Green: Cómo mi diagnóstico de cáncer raro inició un proceso de autodescubrimiento + Lo que aprendí

No te pierdas a Jessica como escritora colaboradora de Mind Body Green: Cómo mi diagnóstico de cáncer raro inició un proceso de autodescubrimiento + Lo que aprendí. Ella comparte su historia sobre cómo el cáncer le brindó la oportunidad de transformarse personalmente y vivir una vida más en sintonía con sus valores.

Texto del artículo [traducido al español]:

Mind Body Green: Cómo mi diagnóstico de cáncer inició un viaje de autodescubrimiento + qué aprendí

Imagínate que estás conduciendo hacia una cita médica de rutina, con las ventanas abiertas, el cabello al viento y los Rolling Stones a todo volumen de fondo.

Luego, durante esa cita, su médico se queda sin palabras hasta que finalmente te da la noticia: tienes un gran tumor de aspecto maligno en el útero. Al día siguiente, le informan que el tumor es una forma poco común de cáncer agresivo, lo que indica que probablemente era un tumor secundario o terciario.

Desafortunadamente, ninguno de esos escenarios fue imaginario para mí. Después de esa cita, me sometí a una serie de pruebas para evaluar la situación y determinar qué caminos estaban disponibles para curarme.

Este fue solo el comienzo de un viaje que nunca esperé recorrer, pero que ha cambiado la trayectoria de mi vida y ha alterado la forma en que pienso sobre mis propias habilidades.

El comienzo de mi inesperado lucha contra el cáncer.

Pasé semanas pensando que los tumores se habían extendido por todo mi cuerpo hasta que finalmente recibí la noticia de que el tumor agresivo estaba localizado. Aunque era demasiado grande para la cirugía, había un plan médico disponible para mí.

Al día siguiente, me insertaron un catéter port-a-cath y comencé un arduo camino hacia la curación (quimioterapia, radiación y braquiterapia combinadas). Mi mundo tal como lo conocía se había detenido. Ya nada parecía tener sentido. Fue aterrador, pero al mismo tiempo, estaba feliz de que el cáncer no se hubiera extendido más, así que decidí aferrarme a esa perspectiva.

A partir de ese momento, manejar mi perspectiva se convirtió en una herramienta vital para la curación. Significaba tomar el control de mi capacidad para responder (lo que yo llamo capacidad de respuesta) a una situación dada y buscar oportunidades en todo. Me di cuenta de que tenía la oportunidad de crear mi propia experiencia y, en esencia, una nueva vida.

La idea de perder mi vida me ayudó a recuperarla.

Soy una mujer muy ingeniosa e independiente, y aun así, buscaba respuestas en los demás y en el mundo exterior. Seguí un largo camino de autodescubrimiento para obtener claridad sobre mi nueva vida.

Me comuniqué con médicos fuera de mi equipo médico elegido, lo que me ayudó a aprender más sobre mi enfermedad y me dio confianza en el tratamiento que estaba recibiendo. También establecí relaciones con esos profesionales en el proceso y me apoyé en ellos para obtener apoyo y discusión adicionales.

Creé una red de amigos y familiares para brindarme el apoyo emocional que necesitaba. Fui muy selectiva sobre a quién traía a esa red; anhelaba personas positivas y constructivas que no solo pudieran brindarme amor y apoyo, sino que también compartieran mis valores.

Amigos que habían pasado por experiencias similares ofrecieron sugerencias y consuelo. Me ayudaron a superar los pasos que de otra manera serían dolorosos en el camino, como perder mi cabello o ir a chequeos trimestrales solo para sentir que mi vida se había puesto patas arriba, una vez más.

A través del boca a boca, aprendí sobre terapias complementarias que podrían complementar mi tratamiento y ayudarme a profundizar en mí misma. Probé todo lo que me pareció bien: biodescodificación, psicología, reiki, curación cuántica, hipnosis, reflexología, suplementos y cambios en la dieta. Cada uno de ellos contribuyó a mi bienestar de alguna manera.

En estas terapias, tuve que enfrentarme a traumas reprimidos tanto de mi infancia como de mi vida adulta, que convenientemente había escondido. Si bien el proceso parecía desalentador al principio, ventilar estos traumas al aire libre era esencial para la curación.

Finalmente, pude integrar los conceptos que había aprendido de varias terapias y convertirlos en comportamientos y valores con los que ahora estoy profundamente comprometida. Me reviso conmigo mismo a menudo para decidir si necesito hacer modificaciones, ya que estoy en constante evolución.

En cuanto al cáncer, tuve una remisión radical y pasé a disfrutar de meses de relativa tranquilidad. Desafortunadamente, enfrenté más contratiempos más adelante, que se convirtieron en más oportunidades para aprender y crecer.

Mis mayores conclusiones.

Compartir mi historia en las redes sociales creó un espacio para la conversación íntima de personas con experiencias de salud similares o diferentes. Mi objetivo es animar a las personas a que adopten la capacidad de respuesta en sus propias vidas (es decir, ir a chequeos, mirar hacia adentro, evaluar sus amistades, etc.). He aprendido que es posible que las personas hagan cambios pequeños pero significativos en sus vidas, que, a su vez, resultan en una mayor alegría.

Debido al condicionamiento social y las expectativas dentro de un entorno empresarial, no estaba acostumbrado a ser vulnerable antes de mi enfermedad. Cuando me diagnosticaron por primera vez, me encontré en un estado constante de «incertidumbre, riesgo y exposición emocional», que es como Brené Brown define la vulnerabilidad. Estos sentimientos eran tan abrumadores que no tuve más remedio que abrazarlos por completo.

Ser vulnerable ha ayudado a que mis conexiones con las personas se vuelvan más significativas y me ayudó a controlar mi ansiedad. Ya sea que esté relacionado con la salud, la familia, los niños, el trabajo, el amor, la amistad, su yo interior o incluso la pandemia, la interrupción puede ser un shock. Aunque la interrupción puede sentirse aislada, mi experiencia me ha enseñado: nunca estoy realmente solo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.