Salir de una relación tóxica

By C.D. (Kenya)

Todo empezó como un matrimonio rebelde, una relación tóxica, ya que huir era lo que mejor sabía hacer. No sabía que este escenario de “el pasto siempre se ve más verde en el otro lado” sería una enorme pesadilla.

Tenía veintipocos cuando todo empezó, y continuó durante una década. Hubo abuso físico, dominación, abuso emocional, desesperación financiera, alcoholismo, e infidelidad. Todo eso en ocho años.

Durante siete años y medio de esos ocho, simplemente aguanté, y, como consecuencia, perdí casi todo. La pérdida más crítica fue la del amor propio.

Hubo un momento en los últimos 6 meses en el que él consiguió que me detuvieran; sin que yo lo supiera, no había estado pagando multas de circulación que él registraba a mi nombre. Esto me llevó a pasar 13 horas en la cárcel. Un momento muy bajo. En un momento dado, me puse de rodillas y, aunque ya no creía en nada realmente, recé. Prometí que si salía de esa celda me armaría de valentía para marcharme. Luego, hubo un catalizador: una chica de mi pasado quiso quitarme mi matrimonio. Eso me abrió los ojos, y de pronto me invadió muchísima fuerza como nunca había tenido. Me pronuncié y me marché.

Después de cinco años de mucho desgaste, terapia y tratamientos, empecé a recuperarme y sanar. Lo más fuerte fueron los tres años de curación pránica, en la cual mi terapeuta me limpió y trabajó la alineación de mis chacras. También me ayudó mucho escribir sobre mi vida desde un punto de vista de perdón. Había estado muy aferrada a la culpa y a la vergüenza, pero una vez me di cuenta de que no era mi culpa y había sido una víctima, la sanación empezó de verdad. Estos cinco años fueron feos, muy bajos, en el hospital … pero me permitieron sanar, me han hecho más fuerte y me han llevado a crear la mejor versión de mí.

14 años más tarde, soy la versión más fuerte y segura de mí misma. Estoy felizmente casada desde hace 7 años y tengo un hijo maravilloso. No doy nada por hecho. Evito desencadenantes emocionales y toxicidad a toda costa, y lo más importante que hago es practicar la autoestima. Lo que aprendí: nunca rendirse, nunca perder la esperanza, y que toda situación horrible puede acabar si tú lo decides.

Comentarios:

2 comentarios en “Salir de una relación tóxica


Jessica
1 febrero 2021

Qué generosidad has tenido en ofrecernos tu experiencia para compartir tu aprendizaje! Qué historia más potente! Muchas gracias C.D.! TÚ eres el héroe.

Maria Ruiz
13 febrero 2021

Qué historia tan dura pero a la vez tan heroica! Me alegro tanto de que hayas llegado a este punto!! Y todo tu pasado es de ejemplo para el resto para quizás identificarlo a tiempo!

Bravo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.