Sobreviví a la leucemia 3 veces

Por: Christie Finley

En noviembre de 2018, estaba a tope, como cualquier persona con veintitantos. Había ido a 7 bodas en 10 meses en 5 estados diferentes. ¡Siempre estaba en movimiento! Todo eso cambió el miércoles 14 de noviembre de 2018.

No me encontraba bien y fui a hacerme análisis de sangre para mi póliza de seguro del trabajo el martes 13 de noviembre. A la mañana siguiente, de camino al trabajo, recibí una llamada telefónica de mi médico de cabecera que me decía que tenía que ir a la sala de emergencias de inmediato porque mi recuento de glóbulos blancos era muy alto. Mi madre se reunió conmigo en la sala de emergencias y, en dos horas, un oncólogo me dijo que lo más probable es que tuviera leucemia. Esa noche me trasladaron a Penn, me colocaron una vía PICC en el brazo y me realizaron la primera de muchas biopsias de médula ósea para averiguar qué tipo de leucemia tenía para determinar mi plan de tratamiento y quimioterapia.

Pasé 26 días en el hospital, incluido el Día de Acción de Gracias, y me fui a casa 4 días antes de cumplir 28 años. Me consideraron libre de cáncer el 4 de diciembre; sin embargo, todavía tenía que hacer 4 rondas de lo que ellos llaman quimioterapia de “consolidación” o quimioterapia preventiva. Pasé 4 días en el hospital en enero, febrero, marzo y abril de 2019. Con cada ronda de quimioterapia, estaba neutropénica de 10 a 14, lo que significaba que tenía un alto riesgo de infección y seguía una dieta estricta.

Después de mi última ronda de quimioterapia, tardé dos meses y medio en recuperar mi energía y poder viajar para visitar a muchos familiares y amigos. Regresé al trabajo 8 meses después del día en que me diagnosticaron. Cuatro semanas después, no me sentía bien. Pensé que estaba agotada por haber vuelto a llevar una vida muy ocupada. Tenía mi cita mensual con mi médico y me dijo que mi análisis había salido erróneo. 3 días después, el 8 de agosto del 2019, confirmó que mi leucemia había regresado. Eso me llevó a la sala de emergencias ese mismo día. Tuve neumonía en agosto… Eso me llevó a otros 6 días de quimioterapia, un nuevo cóctel esta vez, y 36 días en el hospital. Estuve otros 6 días en el hospital a principios de octubre, solo para estar de vuelta en el hospital durante 15 días debido a una infección en la sangre, lo que me hizo perder el Light The Night Walk.

¡Me enviaban fotos y videos constantemente por mensajes de texto y me llamaban por FaceTime en lo que parecía una gran fiesta del equipo Fighting Fins con 150 personas! Me sentí tan amada a una milla de distancia en el hospital.

Tres semanas después, regresé a Penn para recibir más quimioterapia y un trasplante de médula ósea de un donante de Alemania. Pasé mi segundo Día de Acción de Gracias en el hospital y regresé a casa el día antes de cumplir 29 años. Alrededor del día 80 después del trasplante, mi oncólogo habitual me hizo un análisis de sangre para ver cómo iban las cosas. Aunque me sentía muy bien, mis resultados me decían lo contrario. Mi leucemia había vuelto OTRA VEZ. Sin perder el ritmo, le pregunté a mi oncólogo: «Está bien, ¿cuál es la estrategia?» Estaba lista para enfrentar la leucemia por tercera vez en 15 meses.

Comencé con la “quimioterapia ligera” en marzo, que fue ambulatoria durante 5 días. Me consideraron libre de cáncer por tercera vez en 16 meses después de la primera ronda de esa quimioterapia. Debido a que no era 100% donante pude obtener una infusión de leucocitos de donante (DLI) o un «refuerzo» de células de mi donante original de Alemania a finales de junio.

¡Desde el mes pasado, todavía estoy libre de cáncer! Debido a COVID, no se me permite hacer muchas cosas, pero mantengo la esperanza en mi futuro y aprovecho este tiempo en cuarentena.

Siempre estaré agradecida a LLS y la financiación que invirtieron en la investigación. De hecho, dos de cada tres de mi primera ronda de quimioterapia y uno de cada dos de mis últimos medicamentos de quimioterapia, daunorrubicina, citarabina y venetoclax, han sido financiados por LLS. Por eso, la recaudación de fondos para LLS es tan importante y significativa para mí. ¡Ayúdenme a recaudar fondos para encontrar una cura para el cáncer de sangre y hacer este viaje más fácil y mejor para la siguiente persona!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.