Stupid Cancer Stories: Imagínese

Aquí tenéis el artículo de Jessica en Stupid Cancer Stories llamado Imagine, donde comparte su historia sobre cómo lidiar con un diagnóstico de cáncer, cómo se centró en crear una comunidad con valores sólidos, algunos cambios de mentalidad que la ayudaron a sanar y a encontrar la oportunidad en su situación, y cómo encontró su nuevo propósito.

Historias estúpidas de cáncer: Imagínese

Imagina que en esa cita ves que a tu médico de toda la vida le cambia la cara y se queda sin palabras; y que, después de insistirle para que te diga qué ha pasado, te cuenta que ve un tumor grande con muy mala pinta y que necesita realizar una biopsia en ese mismo momento.

Imagina que al día siguiente te dicen que el tumor es un cáncer agresivo y rara vez se encuentra en el útero, cosa que les viene a indicar que probablemente sea un tumor secundario o terciario, y que seguido te mandan una retahíla de pruebas para determinar cuál es la situación y qué caminos existen para tratarlo.

Desafortunadamente, ninguno de estos escenarios fueron imaginarios para mí. Fue el comienzo de un camino que nunca imaginé tener que vivir, un camino que cambió completamente mi vida y mi manera de considerar mis habilidades para siempre.

Después de pensar durante una semana que me estaba muriendo y que tenía tumores por todo el cuerpo, recibí la maravillosa noticia de que el tumor agresivo estaba localizado y que, aunque era demasiado grande para realizar una cirugía, por suerte había un plan médico para intentar reducirlo. Al día siguiente me insertaron un portacath y empecé un duro camino hacia mi curación, con una combinación de quimioterapia, radioterapia y braquiterapia. Parece que era un camino horrible, pero estaba tan contenta de que el cáncer no se hubiera extendido y que se hubiera encontrado una solución, que escogí centrarme en eso e ir hacia delante.

Esto es la esencia de lo que quiero compartir contigo: manejar mi perspectiva ha sido una herramienta vital para mí, para gestionar mi tumor y mi disposición en este camino. Ha significado tomar control de mi habilidad innata de responder a cualquier situación (responsa – habilidad). Decidí que iba a buscar la oportunidad en cada situación, y eso cambió mi perspectiva drásticamente.

Mi mundo como lo conocía había desaparecido, nada tenía sentido, y todo era muy confuso para mí. Pero luego, en cada momento, pensaba, “¿Cuál es la oportunidad en esto?”; y me di cuenta de que tenía delante una oportunidad para crear mi experiencia y, en esencia, una nueva vida.

En ese momento, el trabajo intenso empezó. Yo soy una mujer muy resolutiva e independiente, pero me di cuenta de que buscaba respuestas para temas más profundos en los demás y en mi mundo exterior. Comencé un camino de descubrimiento interior, enfocada específicamente en la premisa de observar mi habilidad de responder ante todo.

Hablar con otros médicos (además de hacerlo con mi equipo principal) me ayudó a aprender más sobre mi enfermedad y me dio la confianza de que el tratamiento que estaba recibiendo era el adecuado para mí. En este proceso también se crearon relaciones con ellos, quienes me dieron soporte adicional cuando me hacía falta y un entorno donde podía tener charlas más informales.

También monté una red de amigos y familia que me podía ayudar cuando lo necesitaba. Sin embargo, fui muy selectiva con los participantes en esta red, ya que buscaba apoyo positivo y personas muy constructivas, quienes no sólo me podían aportar amor y apoyo sino que también comparten mis valores y me podían animar cuando necesitaba un empujón. Amigos que han pasado por experiencias parecidas me hicieron sugerencias muy valiosas, sobre todo ayudándome con pasos muy duros en mi camino, como cuando se me caía el pelo o cuando tengo que ir a revisiones cuatrimestrales y mi mundo se vuelve del revés por la preocupación, aunque el resto del mundo no entiende lo que estoy pasando.

Por el boca a boca aprendí sobre terapias complementarias que podían complementar mi tratamiento de medicina tradicional y que me podrían ayudar a profundizar dentro de mí y buscar respuestas. Probé todo lo que me parecía adecuado, incluso la bio descodificación, la psicología, el reiki, la sanación cuántica, la hipnosis, la reflexología, los suplementos naturales y varios cambios de dieta. Cada una de estas terapias contribuyeron a mi bienestar y a mi camino de sanación, de una manera o de otra. Algunas de ellas me obligaron a enfrentarme a temas de mi niñez y de mi vida adulta, que tenía escondidas y guardadas. Estos procesos pueden dar miedo inicialmente y hay que sacar valentía para afrontarlos, pero, una vez que sacamos estas cosas, no son tan terribles ya que se pueden manejar con herramientas que ahora tenemos como adultos.

Y, ¿sabes qué? Este camino me llevó a mi misma. Yo soy el héroe que estaba buscando. Encontré a mi héroe interior. Este camino no acaba aquí, y este camino durará el resto de mi vida. Estoy comprometida a hacer el trabajo interior y de introspección para desarrollarme y evolucionar hacia un bienestar más profundo y fuerte.

Por suerte, en tiempo récord tuve una remisión radical y pasaron unos meses de tranquilidad relativa a nivel de salud. Desafortunadamente, como en todas las grandes aventuras, tuve que afrontar algunos obstáculos adicionales más tarde, pero para mí son más oportunidades para aprender y crecer que ya explicaré más adelante.

Quiero crear un tsunami de crecimiento personal y auto sanación. Quiero ayudarte a TI y a cada persona en el planeta que esté experimentando un trastorno importante como yo, cualquiera que sea la clase de trastorno – la clase de trastorno que te tumba los pilares de tu vida y que te da la oportunidad de realizar cambios y de vivir de manera más auténtica. Quiero que te sientas más empoderado, para que te des cuenta de que la fuerza y el conocimiento que buscas ya están dentro de ti. TÚ eres el héroe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.