Superado el Cáncer de Mama y el Cáncer de útero, lo mejor está por venir

Por: Claudia Pacquola

Esta historia comienza hace 27 años cuando una noche me crucé de brazos y me toqué un bulto en la mama izquierda. Desde muy joven me hice siempre controles ya que mi madre era voluntaria de LALCEC (Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer) . A partir de ese momento comencé con mamografías y ecografías a las que siguieron dos cirugías: una para extirpar el tumor y otra para sacar los ganglios. Tenía cáncer de mama.

Después tuve quimioterapia y radioterapia y en medio de toda esta angustia, miedos y tratamientos, estaban mis tres pequeñas hijas de tan solo 6, 4 y 3 añitos, que no entendían porque su Mamá no podía estar con ellas o acompañarlas al colegio o a sus actividades.

Pasaron 13 años de controles, con temores después de cada estudio, pero con la esperanza que después de diez años estaba erradicada la enfermedad. Pero apareció nuevamente ese fantasma llamado Cáncer, que de fantasma no tenía nada. Era muy real.

Otra vez, estudio tras estudio y una gran decisión a tomar consensuada con mi mastóloga y con mi terapeuta y psiquiatra, con el cual había comenzado mi terapia un año antes. La doble mastectomía era lo aconsejado.  Y allí puse mi cuerpo nuevamente

Había una sola meta : VIVIR

No podía dejar a mis hijas sin su Mamá, no era justo para ellas y yo quería estar ahí para verlas crecer, convertirse en adultas y abrazarlas y amarlas.

Comenzaron los tratamientos esta vez con medicación que muchas veces tienen sus efectos adversos: producto de esto es que padezco de una endometriosis que termina en un cáncer de útero.

Y no lo podía creer. Otra vez.

Pero a diferencia de las otras veces, estaba mejor parada en mis emociones, más segura de mí misma, más empoderada para tomar decisiones y apoyada ya por mis hijas adolescentes-jóvenes y por mi nueva pareja.

Y así habiendo trabajado en mi terapia ya había pasado mucha agua bajo el puente.

Y ahí estaba yo con una histerectomía total.

Me preguntaban si ése me hacía sentir menos mujer y yo respondía que al contrario, que todas estas cirugías y cicatrices me hicieron la mujer que soy hoy, más segura, con el objetivo de poder ayudar a otros a superar situaciones traumáticas a partir de mi experiencia de vida.

Y ahí es donde aparece la idea de escribir mi propia historia, mi libro, mi lucha, mi superación, y mi resiliencia. Fueron dos años de trabajo, de recuperar recuerdos que ya estaban guardados muy profundamente pero que ahora los vivía desde otro lugar, con otras emociones. Salió a la luz Resiliente, mi libro y junto con él nació en las redes @resiliente.ok con frases, reflexiones, charlas que fueran útiles para ayudar a otros a poder conocerse y a partir de allí tener herramientas para superar situaciones de desequilibrio y estrés que vivimos en este camino que transitamos que es la vida.

Este hermoso sendero muchas veces llano pero otras con obstáculos que muchas veces nunca imaginamos que podían estar en nuestro camino. Pero allí están. Son parte de la vida.

Es por eso que debemos ser agradecidos por un día más y todo lo que ello conlleva. En mi caso por todo  aquello que viví y que me enseñó a distinguir lo “ MÁS IMPORTANTE  DE LO IMPORTANTE,” perdonar y perdonarnos para poder seguir adelante creciendo y evolucionando, ser solidarios y sobre todo ser nosotros mismos, y amar eso que somos porque lo mejor está por venir.

Comentarios:

Un comentario en “Superado el Cáncer de Mama y el Cáncer de útero, lo mejor está por venir


Jessica
24 junio 2021

Muchisimas gracias por compartir tu historia Claudia! Eres todo un ejemplo de como mantener el enfoque en el futuro y una gran luchadora! YOU are the hero!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.