Viviendo con cáncer peritoneal

Por: Trini (España)

Hola a todos soy Trini, y después de ver tantas historias de héroes por aquí e impulsada por mi amiga Nubes azul, me he decidido a contar mi propia historia. Era el año 2019, terminé mi curso de profesora de yoga y yoga terapéutico, empecé a salir con el amor de mi vida y creía estar conectada conmigo y con el universo. Pero llevaba una vida llena de estrés trabajando en un sitio que no quería, haciendo lo que los demás querían que hiciera y no lo que yo quería, y contradiciéndome todo el tiempo con lo que pensaba y realmente sentía. Y diciéndome todo el tiempo que algún día dejaría ese trabajo pero no lo hacía y cada día vivía triste y con pensamientos negativos todo el tiempo!

¡Hasta finales de enero del 2020 cuando me detectaron cáncer peritoneal con origen desconocido! ¿Cómo era posible si siempre había estado sana, hacía deporte y cuidaba mi alimentación? Pues siiií, ¡ocurrió ! Desde el primer momento decidí luchar, seguir, tomármelo de una forma natural, siempre muy arropada por toda la gente que me conoce y quiere! A raíz de ahí y en plena pandemia yendo a los tratamientos, comenzó mi aprendizaje de propio autoamor, de soltar mi rabia, mis miedos de cómo me había estado hablando estos años. Comenzó mi viaje de amarme incondicionalmente, de creer en mí, de soltar el control y creer otra vez en esa fuerza superior que nos une y da luz , de creer en mis ángeles que tanto me ayudan.

Después de año y medio de seguir a pesar también de los días menos buenos, que también los hay, sigo adelante, volviendo a dar clases de yoga y con varios proyectos que si Dios quiere en septiembre darán su luz! ¡Ayudando siempre ! A pesar de todo este proceso mi vida ahora es mucho mejor, aunque siga con el tumor porque de momento no se puede operar pero está parado por la medicación y todo mi trabajo que llevo haciéndome desde que empezó todo!!  Cada día hago afirmaciones positivas, doy gracias por todo y vivo el momento presente porque el pasado ya no existe!

Me gustaría decirles a las personas que están pasando por un proceso como el mío que se amen, que piensen en su vida cómo sería si estuvieran ya sanos y que hagan mucho de lo que les gusta, que hay que seguir siempre a pesar de todo y que se puede estar bien a pesar de la enfermedad!

La primera vez que fui a un centro de día para ponerme el tratamiento me sorprendió. Yo estaba triste y con miedo pero allí sólo había gente con muchas ganas de vida, deseando ayudarte y dándote ánimos y con una sonrisa. A raíz de ahí decidí que cada vez que yo fuera al tratamiento estaría con una sonrisa y ayudando a todo aquel que lo necesitara!! ¡Sé que me curaré ! Debo seguir! ¡Gracias!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.