Cambié de trabajo para estar en sintonía conmigo misma

Por: M.M. (España)

Como escribía mi amiga Jessica hace poco, antes de los grandes cambios, viene primero el caos, y así me sentía hace unos años, en caos. Esta no es una historia de disrupción física, pero pasado el tiempo y mirando atrás sí que sé que se trataba de una disrupción psicológica.

Viví un periodo de más de un año en el que tenía la sensación de estar pedaleando en una rueda, cada vez más fuerte pero cada vez más cerca de ningún sitio. Hacía un sobre-esfuerzo en el trabajo y cada vez me exigía más a mí misma para encontrar un reconocimiento, que creía no conseguía encontrar en los demás, pero mucho menos en mí.

Mi situación anímica me llevó a acudir al psicólogo con el que a duras penas me podía comunicar porque sólo podía llorar. Me dijo que para poder avanzar necesitaba ir a un psiquiatra también …Un psiquiatra. Esto me hizo ser más consciente de la situación. Seguí las recomendaciones, y acudí al médico.

Pero además un día decidí pedirle de forma intuitiva por primera vez un deseo al universo, y ese deseo era simplemente el de estar bien. Y el universo (conjurado con mi héroe interior) me lo fue concediendo. Pedí estar bien una semana, dos…. estos deseos se iban cumpliendo así que empecé a pedir deseos de bienestar para los que más quería y también se cumplían. Lo recuerdo como un periodo mágico.

Pronto apareció una oportunidad de viajar a una isla de Kenia con una amiga, pensé que ese viaje me sentaría bien. Lo que no pensé es que este viaje además de hacerme muy feliz, me iba a llevar a un viaje más largo. A la vuelta de esas vacaciones en Kenia, decidí postularme para trabajar como voluntaria unos meses en una de las ONG que había visitado allí en la isla, para ayudarles con la contabilidad y con las redes. Les insistí porque estaba empezando a creer cada vez más en mí, creía no sólo en lo que el viaje me podría aportar sino en lo que yo podría aportarles. Aceptaron mi ayuda así que volví a hacer las maletas unos meses más tarde y me fui para Kenia, esta vez para trabajar 5 meses en el hospital pediátrico y casa de acogida de la ONG de Anidan, en la isla de Lamu, en Kenia.

Esta estancia en esta preciosa isla me fue llevando a el viaje más importante que he hecho hasta el momento, un viaje interior que me iba permitiendo encontrar la paz que llevaba buscando todo el tiempo y consciencia de toda la belleza que había dentro y fuera.

Tras estos meses en Kenia, volví a mi trabajo habitual, pero como suele pasar, los pequeños pasos internos que uno va dando, se suele traducir en grandes pasos fuera, lo que en mi caso supuso comenzar a poner límites de forma natural a lo que no estaba en sintonía conmigo. Así que a los meses decidí dejar este trabajo definitivamente por uno del que me sintiera más cerca, más libre y más feliz. Durante esta transición me fui enfrentando a retos difíciles que, aunque a veces me provocaran vértigo o miedo, en el fondo me iban pareciendo hasta divertidos. No dudaba de mí, y por lo tanto no dudaba de que todo fuera a salir bien. Esa confianza me hacía disfrutar del cambio.

Hoy tengo un trabajo que está en sintonía conmigo. He dejado las finanzas y soy directora de una escuela, donde tengo la oportunidad de crear y del que doy gracias casi a diario sin darme cuenta. Aun me sigo enfrentando a muchos retos, pero ahora sé que son pistas que me va dando el universo para que descubra mis resistencias y seguir avanzando.

Ahora U are the hero se me ha puesto en el camino. Creo que es un guiño que me hace el universo, para animarme a que sigamos conjurando juntos. Pero ahora contribuyendo en un proyecto que pueda ayudar a otros, a crear muchos conjuros y descubrir muchos héroes.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *

A empresa processa seus dados para facilitar a publicação e gerenciamento de comentários. Você pode exercer seus direitos de acesso, retificação, exclusão e oposição, entre outros, de acordo com nossa Política de privacidade .