Superar el cáncer de mama con la ayuda del QiGong

By: S.K. (Alemania)

Una vez mi madre me dijo que la vida está construida con 3 patas – tu familia y amigos, tu trabajo y situación económica, y tu salud. Sería bastante notable que estas 3 patas permanecieran perfectas en todo momento. Normalmente una de ellas necesita un poco de atención y luego vamos cojeando una temporada. Cuando a los 45 años me encontré en medio del proyecto más duro y estresante de mi vida laboral (lanzar un programa global de cumplimiento de la ley de privacidad con una fecha límite imposible), no esperaba que mi salud pasase a ser  el foco de atención. Pero imagino que hay un efecto dominó, cada pata está conectada a ti y a las decisiones que tomas.

Después de 2 cirugías y 6 semanas de radioterapia, volví tambaleando a la vida real habiéndome convertido en el fondo en una persona muy diferente. El cáncer de mama (aun siendo Estadio I), como cualquier cáncer o enfermedad espantosa, pega un buen repaso a tus prioridades y te devuelve a tu sitio, al centro de ese equilibrio entre las 3 patas. Y respecto a  la frase “lo que no te mata te hace más fuerte,” yo puedo decir honestamente que ese tiempo, que pasé junto a mi marido, fue el mejor desde nuestra luna de miel o aquellos primeros días con un bebé recién nacido. Nos encontramos de nuevo, a través de todas las lágrimas y de todas las risas (porque, a veces, sólo necesitas reír en la oscuridad).

Las prioridades laborales recibieron unos límites saludables, por lo que estos días es mucho más fácil decir “no” sin tener arrepentimientos. En el lado positivo, presioné y conseguí un nuevo rol desarrollando efectividad operacional en mi área. Ahora mi enfoque es ayudar a los demás a hacer las cosas bien, dándoles conocimiento, consejos, herramientas y estímulo cultural que les facilita cumplir sus metas. Me. Encanta.

¿Y mi salud? Pues antes intentaba aprender 2 cosas nuevas todos los años. Pero a lo largo del tiempo dejé de hacerlo. Sin embargo, mi tiempo de recuperación del 2018 me dio la oportunidad de empezar de nuevo. Ya conocía el yoga así que me apunté a clases de QiGong básico (cosa que puedes hacer donde sea, llevando un vestido largo de fiesta si quieres, ¡sólo hay que buscar en YouTube y encontrar lo que mejor te va!). Y estos días, durante los meses de verano, practico el remo (en una barca de remos – ¡qué mejor opción para el aislamiento del 2020! Es tan poco conocido aquí, en Alemania, que la gente se detiene para preguntarme sobre mi equipo!). Ha sido fantástico re-encontrar mi fuerza y vitalidad.

A través de todo esto, mientras todos se centran en tu estado físico y estás rodeado de cientos de médicos y especialistas que no se hablan los unos a los otros, es fácil perder el enfoque en uno mismo. Y es que, sobre todo, es tu alma la que necesita amor y atención. Éste es el lugar dentro de ti que necesitas energizar para afrontar el shock y los miedos. Muchos estudios muestran los beneficios de la terapia, el ejercicio, y tener una red social cariñosa (el tipo de amigos que te hacen sentir bien contigo mismo, no el otro tipo) y cómo esto mejora las posibilidades de tener una recuperación más rápida.

Echando la vista hacia atrás, QiGong acabó siendo el motor de mi alma. Me sorprendía constantemente de cómo un día triste, de enfado y de miedos se podía transformar;  a través de los ejercicios (¡el águila! ¡La niña llevando el agua! El tigre escapando de la jaula!) encontraba buen rollo en mí, un entrecejo fruncido se convertía en sonrisa sin razón aparente, un peso que oprimía el pecho se me quitaba con una respiración profunda. No puedo recordar a cuántas personas he animado a probarlo, la reacción siempre ha sido de alegría y disfrute.  Si me preguntas acerca de cómo mantenerse positivo, aconsejaría que empezaras allí mismo: en cuidar tu alma.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *

A empresa processa seus dados para facilitar a publicação e gerenciamento de comentários. Você pode exercer seus direitos de acesso, retificação, exclusão e oposição, entre outros, de acordo com nossa Política de privacidade .